La Caída y el Rescate del Amor Novela

Capítulo 2044



Capítulo 2044

Octavio llevó a Alicia directamente de vuelta a la empresa.

En todo el camino, ella no paraba de preguntarse quién sería esa persona.

Revivió en su mente a todas las personas que recordaba, pero no lograba encontrar a alguien que encajara con esos ojos.

“¿En qué piensas?” En el camino, Octavio la miraba de vez en cuando y ella siempre parecía estar sumida en sus pensamientos.

Después de mucho pensar y no llegar a ninguna conclusión, solo pudo encogerse de hombros, “Nada.”

Respiró hondo, expulsando la frustración que llevaba dentro y con una sonrisa dijo:

“¿Tengo alguna sorpresa hoy? No me digas que la sorpresa es que Mireia fue dada de alta del hospital.”

Octavio esbozó una sonrisa, “¿No sabias que ella salía del hospital hoy?”

Alicia apretó los labios, “Mi papá me llamó ayer.”

“¿Crees que su alta del hospital es una sorpresa?”

Ella rodó los ojos con esfuerzo, “Si no fuera porque cada día extra en el hospital significa un día más gastando tu dinero, preferiría que se quedara allí para siempre.”

“Entonces no lo es.”

Sabía que era en vano seguir preguntando y cambió de tema.

“De hecho, mi familia preparó un almuerzo porque Mireia fue dada de alta, ¿por qué insististe en comer antes?”

“¿No te gustó el almuerzo que tuvimos?”

“También podríamos haberlo hecho otro día.”

El coche entró al estacionamiento subterráneo de la empresa, la luz se atenuó de golpe y el sonido de las ruedas sobre el reductor de velocidad resonó especialmente en el vacío:

“Quería asegurarme de que tu estómago estuviera contento primero, para no afectar tu apetito.”

Alicia se det?

un momento, con una sonrisa que no pudo contener: “¿Desde cuándo te has vuelto tan elocuente?

“Hechos.”

Llegaron en el ascensor directamente a la oficina de la planta más alta.

Al abrir la puerta, Alicia miró fijamente a Octavio, sus ojos brillaban con anticipación por la sorpresa que le tenía preparada.

Pero él se tomó su tiempo para sentarse en su silla, mientras Rayan entraba para dejar los documentos pendientes en el escritorio y comenzó a informar seriamente sobre el progreso de los proyectos de la empresa.

Octavio revisaba los documentos con calma, escuchando el informe de Rayan, luego tomó un bolígrafo para firmar.

Rayan tomó los documentos y Alicia se acercó rápidamente.

Viendo su impaciencia, Octavio ocultaba una sonrisa en sus ojos.

Era la primera vez desde que Mireia había estado en el hospital que ella se mostraba tan vivaz frente a él. Aunque tales expresiones eran raras antes, aun así, se sentía extrañamente nostálgico.

“¿Y la sorpresa?“, insistió Alicia.

Pero la puerta de la oficina se abrió de nuevo, Octavio levantó las cejas ligeramente y permitió la entrada.

Rayan entró, encontrándose con los ojos llenos de reproche y enojo de Alicia.

“Rayan, ¿hay algo que no puedas informar de una sola vez? ¿Tienes que venir varias veces, es que no has visto al Señor Octavio en unas horas y quieres echarle otro vistazo?”

El asistente intentó esbozar una sonrisa, mirando inocentemente hacia Octavio, quien jugaba con su pluma y claramente no tenía intención de intervenir.

“Señora, este trabajo llegó de último minuto, no me atrevería a retrasarlo.”

Alicia apretó los labios, se apoyó en el escritorio de Octavio, cruzó los brazos y soltó un “hmph” para expresar su descontento.

Rayan miró cautelosamente a su jefe, preguntándose si había enfadado a la señora.

Octavio hizo un gesto con su bolígrafo, indicando a Rayan que continuara.

El asistente colocó el informe de mercado que acababa de recibir frente a Octavio.

Él empezó a revisar el documento inmediatamente.

Rayan continuó: “Señor Octavio, ya hay software de naturaleza similar circulando en internet y han atraído a casi trescientos mil usuarios. Nuestro desarrollo está en la fase final y antes de que esos otros desarrolladores comprendan completamente nuestra dirección, sugiero que detengamos temporalmente la investigación de mercado para evitar revelar demasiada información.”

1/7

09:23

9

Capítulo 2044

Octavio miró el informe de investigación de mercado frente a él, aparentemente satisfecho con lo que veía.

“¿Crees que todo el dinero y tiempo que gasté diseñando este programa se va a perder porque algunos oportunistas que solo saben copiar nos van a robar el mercado así de rápido?

El patentamiento está de nuestro lado, que intenten lo que quieran. Según el último informe, la familiaridad y aceptación de la gente ha mejorado, Dejémoslos que prueben el agua por nosotros, incluso puede que nos hagan publicidad gratis.”

Rayan asintió tras pensarlo un momento.

La habitación cayó en un breve silencio, Alicia lo miró de reojo con frialdad.

“Rayan, espero que en la próxima media hora o una hora, no vayan a aparecer más documentos urgentes.”

El asistente soltó una risita incómoda, asegurando que “no, no“, antes de salir rápidamente de la oficina.

Alicia se levantó y lo miró, “¿Me estás mintiendo? ¿Solo querías que te acompañara al hospital a recoger a Mireia?”

“¿Estás cansada?” Octavio no respondió directamente, sino que devolvió la pregunta.

Alicia se enfureció, “¡Me voy a dormir, no me despiertes para sorpresas!”

Dicho eso, entró al cuarto de descanso con el rostro tenso.

Pasaron diez segundos.

Quince segundos.

Un grito emocionado resonó desde el cuarto, seguido por la puerta abriéndose de golpe. Alicia salió corriendo.

Octavio, sentado en su silla con una expresión complacida, parecía haber anticipado su reacción.

Alicia se acercó a él, saltando de emoción y señalando hacia el interior.

“¿Cuándo llegó?”

“Hace como dos horas.”

¿Entonces llegó al mediodía, justo cuando ella estaba llegando a la oficina?

“¿Por qué no me lo dijiste antes?” Corrió de regreso al cuarto, con Octavio observando cómo su atención estaba completamente capturada por lo que había dentro. Levantó una ceja y dejó el bolígrafo en el escritorio antes de seguirle.

En el centro del cuarto de descanso, un deslumbrante vestido de novia blanco estaba en exhibición, casi completamente adornado con diminutos diamantes que, incluso bajo la luz tenue, reflejaban destellos de colores. Hasta los guantes estaban decorados.

El diseño del vestido era conservador, con hombros descubiertos y mangas de tul, pero tenía una calidad y elegancia únicas

El velo era tan largo que casi no cabía en la habitación, cubriendo sus hombros completamente.

Alicia sospechaba que cada detalle del vestido había sido pensado por Octavio, todo diseñado con un toque convencional. Aun así, era absolutamente hermoso.

Nunca había visto algo que le gustara tanto en ninguna tienda de novias.

Después de admirarlo por un buen rato, no podía dejar de tocarlo.

“¿Crees que seré la novia más hermosa del mundo si me lo pongo?”

Pegada al vestido, Alicia miró a Octavio con ojos brillantes.

“Deberías preguntarle eso a un espejo mágico.”

Alicia frunció el ceño, insatisfecha, “¡Vamos, solo di que sí!”

Sonriendo suavemente, Octavio se acercó y tocó suavemente el borde del velo con sus dedos marcados.

“Prefiero que todo el mundo te vea como la más hermosa, no solo yo. Una princesa frente a un espejo mágico solo recibe una respuesta.”

Bueno, al menos ese hombre sabía qué decir.

Alicia se sintió feliz y sacó su celular para tomar fotos del vestido desde todos los ángulos.

Octavio se hizo a un lado, “¿No te lo vas a probar?”

“No.” Ella negó con la cabeza, “Si me lo pruebo frente a ti, el día de nuestra boda no te sorprenderá.”

Dijo eso con una sonrisa hacia él, “Así que espera y verás cómo luzco ese día.”

Conteniendo una sonrisa, Octavio pensó en lo difícil que era ganarle en astucia.

“Voy a enviar las fotos a mi abuelo, a papá y a Marco…”

La expresión de Octavio cambió ligeramente, con un destello de desagrado en sus ojos.

“¿Se lo tienes que contar todo a Marco?”

Alicia, concentrada en redactar el mensaje, respondió automáticamente: “SI.”

Pero al darse cuenta de la atmósfera tensa, levantó la vista hacia Octavio, sus ojos todavía llenos de alegría.

217

Capítulo 2044

“Marco siempre ha estado a mi lado protegiéndome desde que éramos niños. No tenía muchos amigos, así que naturalmente hablaba más con él. Incluso la primera vez que tuve mi periodo, Marco fue quien me compró toallas sanitarias y ropa interior protectora. Ah, incluso manché su camisa y creo que fue él quien la lavó.”

Ella pareció haber pensado en eso justo en ese momento y al recordarlo, incluso se sentía un poco avergonzada.

En aquellos tiempos, los chicos eran especialmente orgullosos, tomaban cualquier pequeñez como una vergüenza, especialmente cosas como la menstruación de las chicas, la cual encontraban repulsiva y a menudo se burlaban de ellas por ello.

Pero Marco nunca actuó asi. Cuanto más lo pensaba, más se daba cuenta de lo bueno que realmente había sido con ella. Siempre estaba allí, a su lado en silencio, listo cuando lo necesitaba, sin una palabra de queja.

Por ser tan discreto, ella lo había dado por sentado durante todos esos años, sin darse cuenta de cuán importante era él, convirtiéndolo en un mero fondo.

Pero era como su nariz, sus ojos, sus brazos o cualquier parte de su cuerpo; No le prestaba atención, pero era indispensable.

La expresión de Alicia gradualmente se tornó más sombría. Si no hubiera sido por Marco, ¿qué clase de persona sería ahora?

Su cambio de expresión hizo que el rostro de Octavio se volviera cada vez más sombrío.

“Alicia, ¿en qué estás pensando?”

Su voz sombría la sacó de sus pensamientos y su teléfono vibró en ese momento.

Bajó la vista para leerlo, era Marco, quien había respondido de inmediato…

“Te verás hermosa, serás la novia más hermosa del mundo.”

Ella sonrió levemente, era la respuesta que alegraría cualquier chica.

Al ver eso, Octavio avanzó de un paso, arrebatándole el teléfono de las manos.

Inmediatamente vio el mensaje que Marco le había enviado.

“Vaya, no esperaba que dijera algo así. ¿Es exactamente lo que querías oír, verdad?”

Los evidentes celos de ese hombre eran inconfundibles.

“¿A qué chica no le gusta que le digan que es hermosa? Estás siendo demasiado celoso, Sr. Octavio.”

“¿Celoso?” Él soltó una carcajada fría y le devolvió el teléfono a Alicia, “¿No debería estarlo?”

Alicia atrapó el teléfono y no pudo evitar encontrar gracioso ver a un hombre tan abiertamente celoso. “Deberías, deberías. Ah yesta tarde quizás, tenga que salir y no estaré en la oficina, así que trabaja duro, ánimo.”

Dicho eso, se acercó de puntillas y le plantó un beso en los labios pero, antes de que pudiera irse, él la atrajo de vuelta por el brazo:

“No me habías dicho que tenías planes esta tarde. ¿A dónde vas, qué harás?”

Alicia pensó por un momento y dijo: “Voy de compras.”

Octavio frunció el ceño, “¿Necesitas algo? Puedo mandar a alguien a comprarlo.”

“No es necesario, ir de compras es más significativo si lo hago yo misma.”

“Haré que Rayan te acompañe.”

“¿Por qué quieres que Rayan me siga de repente? Tengo a Marco.”

Octavio se quedó sin palabras.

Viendo cuánto se había deteriorado el humor de Octavio, Alicia suspiró, bajó la cabeza y comenzó a jugar con la manga de su elegante traje. “Marco y yo somos amigos de la infancia, como hermanos. Él

siempre ha sido muy bueno conmigo, es guapo, tiene un buen cuerpo, un buen carácter y es competente.”

Octavio repentinamente apartó la mano con la que ella jugaba con su manga.

Alicia no pudo evitar reír suavemente y volvió a agarrar la manga en su mano.

“Entonces, si hubiera algo entre Marco y yo, ¿cuándo me habrías dado la oportunidad de ser maltratada por ti? Si hubiéramos querido estar juntos, ya lo estaríamos.”

Octavio intentó retirar su brazo, pero lo agarró con ambas manos.

“Estoy casada, Sr. Octavio. Si sigues estando celoso, ¿deberíamos sacar nuestro certificado de matrimonio y revisarlo bien para calmar tu humor en este momento?”

“La persona que debería revisarlo bien eres tú.”

“Bien, bien, lo revisaremos juntos en casa esta noche.”

Le dio unas palmaditas en la mano, consolándolo: “Pórtate bien, esta tarde vendré a buscarte para volver a casa.”

Octavio no sabía qué decir.

3/7

Capítulo 2044

Tan pronto como Alicia salió de la oficina, le envió un mensaje a Marco.

“Voy de compras.”

“Está bien.”

Al ver a Alicia salir de la oficina, Rayan se apresuró a levantarse y despedirse.

“Señora, aún no ha pasado una hora.”

Alicia simplemente asintió, “Te lo dejo a ti, veo que realmente quieres estar con mi esposo, no quería que te impacientaras.”

Los secretarios cercanos no pudieron evitar reírse bajito al oír eso.

Rayan se sentía completamente fuera de lugar: “Señora, de verdad es por trabajo.”

Alicia le lanzó una mirada divertida y sin decir palabra, se dirigió hacia el elevador.

Rayan, todavía bajo las miradas extrañas de las secretarias, entró con los documentos recién entregados a la oficina de Octavio.

Octavio, que acababa de salir de la sala de descanso hacia su escritorio, se detuvo al ver a Rayan, “Ve, sigue a Alicia.”

Al salir de la empresa, Alicia vio que el carro de Marco ya estaba esperándola.

Al verla, rápidamente salió del vehículo para abrirle la puerta.

“Señorita, ¿a cuál centro comercial le gustaría ir?”

Alicia se detuvo en la puerta del coche, levantando la mirada hacia él, preguntó, “¿Tú dónde sueles comprar ropa?”

Marco se detuvo un momento y con un tono neutro respondió: “Si realmente necesito algo, voy al pequeño almacén más cercano, pero no le convendría ir, allí.”

Alicia frunció el ceño, su mirada se posó en el hombro de Marco. Aunque lo veía todos los días luciendo trajes impecables, limpios y ordenados… nunca había pensado sobre su ropa.

De repente, levantó la mano y agarró el cuello de la camisa de Marco, quien se sobresaltà, instintivamente tratando de retroceder

“No te muevas.”

Alicia se acercó un poco más, examinando de cerca.

Tanto el color como el material y la confección, eran inferiores comparados con cada uno de los trajes de Octavio.

“Definitivamente no es para mí.”

Alicia soltó el cuello de su camisa y se subió al coche.

“Entonces vamos al centro comercial más lujoso de la Ciudad P.”

“Está bien.”

Después de aparcar en el estacionamiento subterráneo, Alicia se desabrochó el cinturón de seguridad, ‘Marco, ven arriba conmigo.

Él respondió: “De acuerdo.”

De repente, Alicia sintió un calor en su corazón, las palabras que más escuchaba de Marco eran “de acuerdo” y “si“. Independientemente de si lo que proponía estaba bien o mal, él siempre estaba dispuesto a seguirle.

Entraron juntos al elevador y presionó directamente el piso de ropa masculina.

La mayoría de las personas en la sección de ropa femenina eran mujeres, mientras que en la de hombres, predominaban las parejas.

Alicia, siendo la futura novia, era muy observada de la Ciudad P, haciendo imposible no reconocerla en ese lugar de lujo.

Cada vez que se acercaba a un mostrador, los vendedores inevitablemente le ofrecían sus felicitaciones.”

“Srta. Alicia, ¿viene a comprar ropa para el Sr. Octavio?”

Ella simplemente sonrió sin responder.

Se paseaba lentamente por las prendas, de vez en cuando sacaba una para ponerla sobre Marco, quien esperaba en la entrada y la comparaba en su cuerpo.

Marco se mantenía erguido, dejando que Alicia lo usara como modelo temporal.

Después de visitar tres o cuatro tiendas de marca y probarse al menos diez trajes en él, finalmente vieron un traje blanco en otro mostrador que le llamó la atención. Después de compararlo con él, se giró hacia el vendedor y dijo: “Este traje, en su talla, que se lo pruebe por favor.”

Marco echó un vistazo al traje blanco, apretó los labios, dudó un segundo pero no pudo evitar decir: “Probablemente al Sr. Octavio no le guste el blanco.

“¿Y eso qué?”

Continuo eligiendo una camisa y una corbata, luego se las entregó a Marco para que se las probara. Además, siguió examinando otros estilos en las

4/7

09:23

Capítulo 2044

estanterías.

Unos minutos más tarde, la puerta del probador se abrió y Marco salió vistiendo el traje blanco.

Camisa negra, corbata de rayas en tonos azul grisáceo, el chaleco blanco bajo la chaqueta abierta mostraba una fila de botones negros tallados, luciendo distinguido y elegante.

Generalmente, él siempre usaba trajes negros estándar, corriendo de un lado a otro bajo sus órdenes, pero su piel seguía siendo más clara que la de la mayoría de los hombres.

Ese color que nunca había probado–resultó ser también adecuado para él.

Alicia estaba muy satisfecha, “Nos llevamos este, envuélvelo.”

“Señorita, creo que la talla del Sr. Octavio y la mía difieren en una medida.”

“¿Quién dijo que era para él?”

Marco se quedó atónito, pasando por su mente tanto al Sr. Lisandro como a su abuelo, sin que ninguno pareciera encajar.

“¿Entonces esto es para quién?”

“Vamos, cambiate esa ropa ya, después vamos a comprar zapatos.”

“Señorita.” Marco se sentía un poco incómodo, bajando la vista hacia su traje, “Yo trabajo mucho afuera, este traje no es muy adecuado para mí.” “¿Quién te dijo que lo uses para trabajar?” Alicia no

pudo evitar reírse, “¿Usar un traje blanco de lujo para manejar? ¿Acaso crees que tengo ese mal gusto?”

“Entonces, ¿para qué es?”

Alicia tomó una respiración profunda, “¿Acaso planeabas ir a mi boda con un traje que compraste en una tienda departamental barata?” Marco guardó silencio por unos segundos, “Me encargaré de conseguirlo yo mismo.”

“Pero no confío en tu gusto. Al fin y al cabo, vas a estar sentado en la mesa de mi familia, tienes que verte bien. Si no quieres; entonces mejor no vengas a mi boda.”

Por supuesto, Marco tenía que asistir a la boda de Alicia, eso era algo indiscutible.

Sin embargo, al escuchar sus palabras, dudó por un momento, “¿Puedo comprarlo yo mismo?”

“No.”

cucha mente con

Marco se volvió silenciosamente y entró al probador.

Alicia sonrió satisfecha y pagó con la tarjeta.

Después compraron zapatos y Marco, por primera vez, siguió detrás de Alicia cargando con bolsas, todas llenas de sus propias cosas.

Al pasar por una cafetería, Alicia entró y ordenó dos cafés directamente.

Marco no pudo seguir fingiendo y se sentó frente a ella.

El hombre alto y guapo irradiaba una sensación de incomodidad.

Apoyando su barbilla con la mano, Alicia lo miró y dijo suavemente: “Viendo ese vestido de novia hoy, de repente sentí que estaba a punto de dar el paso a la siguiente etapa de mi vida. Pensando en mi vida hasta ahora, entendí que aunque las personas a mi alrededor son pocas, son las mas importantes para mí.

Y estuve pensando en algo, cómo sería si tú no hubieras aparecido en mi vida, pero no puedo imaginar una respuesta.*

Alicia tomó un sorbo de su café y miró hacia las personas caminando al otro lado de la ventana de vidrio.

“Desde que tengo memoria, has estado a mi lado, como mi amigo, como mi hermano. Sea lo que sea que haga, ya sea correcto o incorrecto, siempre me apoyas incondicionalmente. No importa dónde esté, siempre que te necesite, apareces frente a mi al instante.

No dices nada y simplemente me sigues, así que me acostumbré a eso, lo di por sentado y luego simplemente të ignore.”

Alicia volvió su mirada hacia Marco, viendo un destello de tristeza en sus ojos que no pudo ocultar a tiempo.

Ella mordió su labio y sonrió dulcemente.

“Pero si faltas a mi boda, probablemente estaré muy triste. Aparte de que el novio huya, tu ausencia me dolería más que la de cualquier otra persona.” Marco la miró sorprendido.

Alicia se enderezó, revolviendo su café.

“Tú no faltarás en el momento más importante de mi vida, ¿verdad?”

Marco asintió, “Claro. Siempre estaré.”

E

Rayan no entendia al principio por qué el Sr. Octavio de repente quiso que siguiera a su esposa. Siempre que la señora salía, Marco era su sombra y claramente, hoy también era el caso. Así que agregarlo a él, ¿no sería redundante?

Pero ahora, viendo cómo la señora compraba ropa y zapatos personalmente para Marco, incluso sentándose juntos en la cafetería para charlar, comenzó a entender por qué el Sr. Octavio quería que los acompañara.

5/7

Capítulo 2044

Las palabras de la señora sonaban alarmantemente intimas.

Si no supiera que ella amaba al Sr. Octavio, algunas de sus palabras no serian diferentes de una declaración de amor. Y eran del tipo profundo y

sincero.

Saliendo de la cafetería, regresaron a la empresa, esperando que Octavio terminara su jornada, lo que tardaría más de una hora, sin contar que él tenía la costumbre de quedarse tarde.

Alicia le dijo a Marco que podía irse, que Octavio estaría con ella.

Al volver a la oficina, Octavio estaba frente a la computadora tecleando y organizando datos, levantó la mirada brevemente al escucharla entrar.

“¿Todavía ocupado?”

Alicia se sentó directamente en el sofá.

Él miraba la pantalla del computador, sin expresión alguna cuando dijo: “¿No ibas de compras? ¿Qué compraste?”

Alicia, sintiéndose culpable, sacó la lengua en secreto y pensó en decir la verdad pero, temiendo las consecuencias de provocar los celos de este hombre, hasta el punto de que podría “devorarla“, respondió: “Solo anduve paseando, no compré mucho.”

Octavio pausó su tecleo.

“¿Sin objetivo, solo paseaste? ¿Por qué te urgía tanto salir?”

Alicia sintiéndose acorralada, replicó, “¿Qué urgencia?”

Octavio terminó los últimos datos, guardó el archivo y apagó el computador.

“¿Quieres que lo averigüe yo o prefieres decirmelo tú?”

Alicia se irrito ante su actitud tan agresiva.

“¿Qué piensas? ¿Qué te vendería o que te sería infiel? ¿Qué podría hacer que me tengas que investigar?”

Octavio se puso serio, “Si no hay nada que puedas hacer, ¿entonces por qué hay cosas que no puedes decirme?”

“¿Quién sabe si te pondrás celoso hasta el punto de devorarme?“.

“Así que, de hecho, hiciste algo que me haría poner celoso y aun así actúas así?”

El ímpetu de Alicia se apagó al instante, simplemente no había cómo ganarle a ese hombre.

“Entonces, ¿si te lo digo prometes no enojarte?”

Octavio se levantó con una risa fría y se acercó a ella.

“No puedo prometerlo, así que no necesitas decir nada. Como pensabas, si me pongo celoso, realmente podría devorarte.”

“¿Eh?”

Mientras estaba confundida, se sintió más ligera de repente, siendo cargada y llevada en brazos.

De repente se dio cuenta de sus intenciones y comenzó a patalear, luchando, “¡Hey, no! Aún no he dicho nada, ¿por qué te pones celose?”

“Ya es bastante obvio.”

Abriendo la puerta del descanso, la llevó directamente a la cama.

“Octavio, creo que deberíamos contenernos un poco, para darle a nuestra noche de bodas un sentido de anticipación.”

“La anticipación está presente, con o sin espera.”

“Pero yo no estoy tan anticipada.” novelbin

“Jajajaja.”

Con esa risa del hombre, ella perdió toda oportunidad de hablar.

Otra vez, abusó de ella sin miramientos.

Alicia le dio un par de patadas frustrada. Sin mucha fuerza, apenas fue un gesto simbólico.

No mucho después, el teléfono de Octavio sonó era Rayan, como si estuviera espiando.

Se levantó para contestar, parecía que algo requería su presencia, le dijo que esperara pacientemente y salió de la oficina.

Aunque Alicia se sintiera sin fuerzas, esperar obedientemente no era lo suyo.

Se levantó de la cama y salió de la oficina a deambular.

La mayoría de las personas en la empresa ya estaban preparándose para irse a casa y ella vagó hasta el departamento de ingeniería.

Sabía que ellos solían trabajar horas extras y también que preferian evitarla a toda costa.

Su jefe la molestaba y aunque no podía contra él, molestarlos a ello’s era una opción.

..

Como era de esperarse, en cuanto Alicia apareció, todos en el área de oficinas se pusieron tensos y el sonido de los teclados se intensificó

6/7

717

Capítulo 2044

Alicia frunció el ceño, echó un vistazo alrededor y al no ver a Edward, usualmente por allí, se dirigió hacia su oficina.

“Señora, Edward hoy no vino a trabajar.”

Un programador cercano le informó amablemente, sabiendo que también sufrían cada vez que esa pequeña tirana visitaba la empresa. Edward probablemente había sido tan acosado que ni siquiera se atrevía a pedir un día libre por enfermedad.

Alicia preguntó confundida, “¿Cómo es que no escuché que se había tomado el día?”

Había muchas cosas que no sabía.

“Edward no pidió el día libre hoy, probablemente lo marcarán como ausencia injustificada.”

“Oh, también él ha trabajado duro, hablaré con su jefe para que sean indulgentes.”

Dicho eso, se sentó en una silla cercana, “Estoy de mal humor, crea un guerrero que se parezca a Octavio, quiero golpearlo para desahogarme.”

El programador se quedó sin palabras.

The Novel will be updated first on this website. Come back and continue reading tomorrow, everyone!

Tip: You can use left, right, A and D keyboard keys to browse between chapters.